La bienvenida en un cocoon

En los últimos meses, la alerta sanitaria nos ha cambiado la vida de una forma inesperada. Frente a un exterior que percibimos cada vez más acelerado, agresivo y contaminado, tenemos el deseo de convertir la casa, la ropa y las relaciones interpersonales en mullidos espacios de protección que nos ofrezcan refugio. Esta tendencia se llama cocooning, del inglés cocoon (envoltura, capullo, burbuja).

Y si ya los adultos tenemos ese anhelo de protegernos, aún más aspiramos a resguardar y cuidar a nuestros recién nacidos. Por eso en Dulce de Lana hemos creado el Cocoon Apapacha, para arropar durante los primeros meses al bebé en un ambiente íntimo y seguro, casi como en el vientre materno. Este saquito tejido a mano con lana 100% merino tiene muchas ventajas frente a la usual mantita o mameluco:

  1. cómodo, porque se amolda con suavidad al cuerpo del bebé, dejándole al mismo tiempo libertad de movimiento sin desacomodarse
  2. práctico, porque es fácil de quitar y poner y no necesita lavarse después de cada puesta
  3. seguro, porque la lana Merino no es inflamable y no hay riesgo de asfixia
  4. funcional, porque no abulta y se puede usar en los brazos, la carriola y la cuna
  5. duradero, porque el tejido es muy flexible y crecerá con el bebé para usarlo hasta los 6 meses o más
  6. sano, porque es antialergénico y proporciona siempre la temperatura ideal para el bebé

Cabe añadir, que estudios han comprobado que los recién nacidos duermen más tranquilos y relajados en lana Merino.

Nosotras nos hemos enamorado de esta pieza estelar y por las alabanzas que hemos recibido de nuestras clientas, sabemos que con el Cocoon Apapacha, hemos logrado la envoltura ideal para nuestras criaturas más entrañables.

Vero